España ¿cómo estamos con respecto a la Europa social?

15 de Junio de 2010.
Fuente: COMFIA, a través de Infosocial.
Manuel A. Naranjo

El gasto social de nuestro país tan sólo representa el 21% del PIB, siendo el más bajo de la UE-15.

Si analizamos el gasto público social por habitante nos encontramos que España (21%) tiene uno de los gastos más bajo de la UE de los 15 (26,9%), el grupo de países con un nivel económico más próximo al nuestro. El gasto social es incluso más bajo que el de Grecia y Portugal. Además, España con sólo un 9,5%, es el país con un empleo público más bajo de entre los países de la UE-15, cuyo promedio es del 15%.

Con el tiempo se han mantenido las distancias, y España para situarse al nivel medio europeo debería incrementar su gasto social casi un tercio. Las cifras demuestran que nuestro Estado de Bienestar es de los menos financiados de la UE. España genera un gasto menor del que le corresponde por el nivel de riqueza que ostenta, es decir, 66.000 millones de euros menos que se dedican a pensiones y servicios públicos tales como sanidad, educación, servicios sociales, escuelas de infancia, servicios domiciliarios para las personas con dependencias, vivienda pública y otros. 

Sirvan de ejemplo los datos de EUROSTAT-2010 para el año 2007 en los que el gasto en protección social para la vejez (en paridad de poder de compra por habitante, es decir, comparando su capacidad adquisitiva) en España es de 1.557 unidades, en Alemania de 2.659 (un 70% más), y en la UE-15 de 2.547 (un 64% más).

¿Por qué estamos a la cola de la Europa social?

Para explicar este retraso tenemos que entender cómo se realizó la integración de España a la UE y al euro. En realidad, el enorme déficit se fue reduciendo durante el período 1978-1993, de manera que, al finalizar este período, la diferencia de gasto público social entre nuestro país y el promedio de la UE-15 se había reducido a la mitad. Esta reducción se hizo más predominante en los últimos años de la década de los ochenta y principios de los noventa.

En 1993 se consiguió reducir el déficit público y llegar al 3% del PIB (siguiendo el mandato de Maastricht) gracias a la reducción del gasto público que incluía el social. Así el gasto público social por habitante bajó del 3.039 euros en 1993 a 2.904 en 1995, esto afectó de una manera muy notable a las transferencias y servicios públicos del Estado del bienestar.

Entre 1995 y 2004 la diferencia del gasto público social por habitante en nuestro país y la UE-15 se disparó, pasando así de 1.812 euros a 2.242. Esto quiere decir que España iba destinando menos presupuesto e inversión en abastecer su Estado del Bienestar que el promedio de la UE-15. Así cuando en 2003 el Gobierno mostró que ya había alcanzando el equilibrio de las cuentas del Estado, más de un dirigente europeo le recordó que lo había conseguido a base de empobrecer el sufrido y escasamente desarrollado Estado del bienestar español. En realidad el euro se construyó a base de empobrecer a la España social, siendo las clases populares las que pagaron el coste de que España se integrara en la eurozona.

A partir de 2004, la diferencia del gasto público social por habitante respecto a la UE-15 bajó como consecuencia de la mayor sensibilidad social del Gobierno socialista. Así entre 2004 y 2007 pasó de 2.242 euros a 1.938, cifra más elevada de déficit que el existente en 1993.

Se prevé que la situación seguirá empeorando aún más con los recortes sociales que están ocurriendo ahora, con lo que España continuará a la cola de la Europa Social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: