La prostitución en Asturias

María Jesús Otero y representantes de la Fundación Amaranda participan hoy en el debate «Historias de cinco vidas: prostitución en Asturias», dentro del ciclo de conferencias «Mujer y poder».
http://www.lne.es/oviedo/2013/03/01/prostitucion-asturias/1375613.html

Trata y explotación de mujeres, niñas y niños.

La Fundación de Solidaridad Amaranta organiza una jornada en la que se va a realizar un intercambio de experiencias internacionales para la prevención, protección y atención a las víctimas de trato y explotación.
Será la tarde del lunes 29 de noviembre y el martes 30, todo el día.
Participan representantes de entidades que trabajan en el tema, provenientes de diversos países.
La escuela de Hostelería y Turismo de Gijón -Paseo de Begoña 30- acoge el encuentro.
Las inscripciones deben realizarse hasta el 24 de Noviembre mediante el correo electrónic: asturias@fundacionamaranta.org  haciendo constar nombre, apellidos, DNI, centro de trabajo o entidad y teléfono.
Información y consultas: 985 334 709.
El aforo es limitado por lo que la asignación de plazas se realizará por riguroso orden de inscripción. Máximo dos personas por entidad o servicio. Se confirmará admisión por correo electrónico.
Programa de la jornada

La Asociación de Ayuda a Prostitutas, con sede en Avilés, atendió a 1.600 mujeres en 2009.

MYRIAM MANCISIDOR . 28-02-2010

LNE

Alba y Carmen son nombres ficticios para dos mujeres madres y prostitutas. Ambas rondan los 40 años, residen en Avilés y, a simple vista, actúan como amas de casa siempre pendientes de su familia. Alba nació en la Villa del Adelantado y Carmen es ecuatoriana. Nunca se han visto las caras. Tampoco se han hablado. Son competencia como trabajadoras del sexo y las dos ejercen en Avilés por el mismo motivo: la crisis les ha llevado a camas ajenas para hacer frente a deudas acumuladas. Alba decidió prostituirse hace tan sólo dos meses, Carmen lleva más de siete años recibiendo a clientes en su piso próximo al teatro Palacio Valdés. 

Cuerpos en alquiler por necesidad
La ayuda de APRAMP